La magia de la ciencia

QOB

¿Os preguntareis el significado de esto?

Esta es una foto de las tantas biosíntesis que estas Navidades he tenido que hacer cincuenta veces, sí cincuenta, ni una más ni una menos. Esta en concreto es la del alcaloide atropina.

Me entró la curiosidad por saber algo más de este alcaloide y otros compuestos de su “pandilla” (escopolamina, hiosciamina…) debido a su procedencia un tanto “mágica”.

La planta de donde proceden tiene historia para contar. Seguro que la misma os suena mucho más que estos nombres un tanto extravagantes, pues esta planta es conocida por muchas películas mágicas ( por lo menos yo la conocía de eso). Esta planta “mágica” es nada menos que la mandrágora, planta de la familia de las solanáceas ( Solanaceae ), también conocidas como plantas alucinógenas, ahora más adelante os contaré el por qué. Estas son nativas de la región mediterránea y del Himalaya, empleadas allá por el medioevo, y os preguntaréis, ¿ qué época es esa?, pues señoras y señores es la Edad Media.

Estas plantas crecen en bosques sombríos, cerca de ríos y arroyos donde la luz del sol no penetra. Se caracterizan por sus raíz gruesa que generalmente queda dividida en tres ramificaciones que se extiende por el suelo. Sus flores son de color púrpura y acaban en un color amarillo verdoso y el fruto es parecido a una manzana pequeña de color anaranjado. Todas las partes de esta planta presentan alcaloides y se consideran por ello venenosas. Además de todo esto que ya de por sí suena mal, los medievales decían que  cuando esta era arrancada del suelo emitía un grito que mataba o volvía loco a todo aquel que no llevaba tapados los oídos.  Y ahora si que si tengo que sacar mi lado más “friki”. Esto nos puede sonar si hemos visto las películas de la saga Harry Potter. Podemos comprobar que en la segunda película “Harry Potter and The Chamber of Secrets” aparece la mandrágora en clase de herbología y como bien dice Hermione:

“El llanto de la mandrágora es fatal para quien lo escuche’’

Por otra parte la profesora Sprout apunta:

 “Son apenas de semillero”, por lo que “su gritos no os matarán aún… aunque pueden dejarte inconsciente por varias horas”.

Cuando los alumnos de Hogwarts sacan las plantas de la maceta aparece un bebé bastante feo, y es que la mandrágora se asemeja al cuerpo de un hombre.

ronald mandragora

Ahora bien todo el rollo metido anteriormente sobre la magia, alucinaciones y demás tiene que ver con estos compuestos sobre los que he hecho tantas veces sus biosíntesis. Estos pueden ser tóxicos, si a esto le sumamos que la planta de la que proceden parece un mini hombre un tanto feo, pues esta claro que en la antigüedad lo atribuían a brujería, magia… bla bla bla. Pero hoy día podemos hablar de estos compuestos más a fondo gracias a la ciencia. Estos compuestos orgánicos son alcaloides, esto quiere decir que son unos compuestos orgánicos (con nitrógeno) producidos exclusivamente en plantas.

Por una parte la atropina no es nada más ni menos que una mezcla racémica de dos isómeros de hiosciamina(D-y L-hiosciamina). Esta se produce no solo en la Mandragora officinarum y Scopolia, sino también en beleño (Hyoscyamus niger), jimsoweed, (Datura stramonium) y en la belladona, de donde se extrajo por primera vez de forma natural. Todas estas plantas de la familia de las solanáceas (Solanaceae).La atropina lo que hace es bloquear las terminaciones nerviosas lo cual conlleva a un aumento de la frecuencia cardíaca, relajación de ciertos músculos lisos y la inhibición de las secreciones. En las dosis adecuadas se utiliza para alguno que otro fin médico a pesar de ser tóxica. Esta se emplea en la dilatación de pupilas, dar alivios a resfriados al secar las secreciones nasales y lagrimales, y también es muy utilizada para aliviar el “intestino irritante”, pues relaja los espasmos intestinales resultantes de la estimulación de la porción parasimpática del sistema nervioso autónomo. Esta antes se usaba en más fines médicos, pero debido a sus efectos se ha sustituido por otros compuestos. Si se toma en cantidades excesivas o se produce una sobredosificación, puede llegar a producir taquicardias, taquipnea, hiperpirexia, confusión, alucinaciones, ataxia, reacciones psicóticas, alucinaciones y delirios entre otros. En los casos más graves puede producir incluso depresión del SNC (sistema nervioso central con insuficiencia respiratoria e hipertensión). 

Aquí os dejo su estructura obtenida con PubChem.

Atropina 2

Por otro lado tenemos la escopolamina , la cual es un tanto más peligrosa que la anterior. Esta también actúa como bloqueante del receptor de la acetilcolina pero esta provoca la aparición concomiante de amnesia cognitiva transitoria y cambios electrofisiológicos, que se asemejan a los observados en las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer. A parte he encontrado ( porque no tenía ni idea) que la escopolamina se trata de la droga “burundanga” , que algunos conoceréis de la serie “La que se avecina” ( Antonio Recio suele emplearla con abundancia), por lo tanto es bastante peligrosa.

Aquí os dejo la estructura obtenida en PubChem.

 Escopolamina 2

Por último decir que gracias a la ciencia podemos hoy día dar la explicación a todo aquello que parece no tenerla, pues :

La magia es solo ciencia que no entendemos aún.

 – Arthur C. Clarke

Para hacer el post me he visto inspirada por este artículo, además podéis encontrar más información de la mandrágora en  Naukas.

Amanda Fernández Ojeda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s